El arrendamiento financiero es un producto a través del cual empresas y/o personas físicas con actividad empresarial pueden hacer uso o gozar temporalmente de bienes "arrendables" a un plazo determinado mediante la firma de un contrato.

La arrendadora compra el bien y la empresa (arrendataria) se obliga a liquidar, en pagos parciales determinados o determinables llamados "renta", que cubren el valor de adquisición del bien, las cargas financieras y accesorios.

Al vencimiento, la arrendataria ejerce una de las opciones de compra o terminales:

Compra los bienes a un valor simbólico preestablecido.
Prorrogar el plazo pagando una renta inferior a la que venía pagando.
Participar con la arrendadora en el precio de venta de los bienes a un tercero.

VENTAJAS

Mediante el uso de esta fuente de financiamiento la arrendataria adquiere a precios de contado los bienes que requiere para desarrollar la actividad normal de su empresa.

La arrendataria no distrae recursos ya que los bienes son adquiridos mediante financiamiento de hasta el 100% (en algunos casos se puede incluir el IVA) y solo se requiere el pago de la primera renta mensual y gastos de contratación.

La empresa tiene en todo momento la posesión y uso de los bienes.

Los bienes financiados respaldan en parte el riesgo del crédito, facilitando así su autorización y condiciones financieras.

Permite planear y presupuestar sus gastos mensuales, al conocer desde el inicio del arrendamiento el monto y fechas de pago.

Ayuda a la arrendataria a conservar su capital de trabajo y otras fuentes de financiamiento tradicionales.

VENTAJAS FISCALES

  • La arrendadora obtiene los beneficios y contables del activo fijo: depreciación normal o acelerada.
  • La arrendataria recibe un comprobante fiscal por la renta y cargas financieras, así como por la opción de compra o terminal al final del plazo.
  • Los equipos pueden subarrendarse a empresas del grupo.
  • La arrendataria puede deducir los gastos inherentes a los bienes por: mantenimiento, refacciones, servicios, gasolina, seguros, entre otros.
  • Se considera deuda para efectos del ajuste anual por inflación.
  • En cada renta la arrendataria paga IVA sobre (a) los equipos financiados, conforme se amortiza el precio de los mismos a la tasa aplicable correspondiente y (b)las cargas financieras de cada periodo sobre la base real de interés.
  • El IVA pagado en cada renta se acredita o puede solicitar su devolución, según las condiciones de la arrendataria , pues recibe un comprobante fiscal.
  • La arrendataria puede acreditar el IVA de gastos inherentes a los equipos como: mantenimiento, refacciones, servicios gasolina, seguros.
  •